sábado, 26 de julio de 2014

Yo no soy Marca España

Cuando nos tuvieron allí, nos maltrataron. Nos utilizaron. Nos chulearon en el sentido proxenético de la palabra. Nos trataron como si fuésemos escoria. Cuando nos tuvieron allí, nos convirtieron en sus esclavos y en sus putas. Nos hicieron pedir disculpas por querer hacer uso de nuestros derechos más básicos. Nos denigraron. Nos humillaron. Fuimos forzosamente agregados a ese complejo mecanismo de extorsión que ellos mismos idearon y promovieron desde lo alto de sus púlpitos de oro. No nos dejaron ni siquiera la opción de elegir otro camino diferente porque ellos diseñaron el lugar que teníamos que ocupar.

Cuando nos tuvieron allí, robaron nuestras ilusiones y pisotearon nuestros sueños.

No escuché jamás a nadie hablar de nuestra acreditada formación, cualificación y eficacia, cuando nos tuvieron allí. No escuché jamás reconocer la preparación y la profesionalidad de toda una generación de arquitectos, cuando las cosas funcionaban según las reglas que ellos mismos redactaron. No escuché jamás una palabra de gratitud ni de reconocimiento que no fuera dirigida hacia ellos mismos o hacia sus colegas, cuando no nos quedaba más remedio que acatar, asentir y seguir adorando cual borregos a los dueños y señores del panorama laboral que nos había tocado vivir.

En abril de este año, Carlos Espinosa de los Monteros, Alto Comisionado de la Marca España, aseguró sin despeinarse que "hay una oleada de arquitectos españoles que han hecho de la necesidad una virtud y están trabajando en el extranjero, actuando como embajadores de España"

Esta misma semana, el decano del Colegio de Arquitectos de Madrid, José Antonio Granero, ha dicho que “los arquitectos españoles son valorados internacionalmente por su acreditada formación, capacidad, cualificación y eficacia. Son competitivos en calidad y coste, y son una gran aportación a la Marca España.

Es curioso cómo cambian las cosas.

Ahora que ya no nos tienen allí, para su uso y disfrute personal, somos "una gran aportación a la Marca España". Ahora que estamos lejos, somos "sus embajadores". Ahora que los que fuimos el sustento de sus estructuras corruptas nos hemos visto obligados a dejar de actuar como cimentación para su Tinglado, toca sacarse la foto de rigor con toda esa generación de exiliados, sonreír falsamente a la cámara y repartir apretones de manos entre aquellos valientes que decidieron emigrar. Ahora que estamos a miles de kilómetros de distancia, ellos siguen utilizándonos con el único objetivo de velar por sus propios intereses.

Ahora toca apropiarse una vez más del coraje de una marea de profesionales que han tenido que marcharse lejos de sus familias para subsistir. Toca coger la estela del buen hacer de todos aquellos arquitectos que trabajan en el extranjero, para utilizarla en beneficio propio de instituciones y empresarios, haciendo suyo el mérito de otros. Ahora toca esconder los trapos sucios y empezar una campaña política de lavado de imagen, para que de cara a la galería parezca que las cosas funcionan perfectamente bien.

Y todo ello, como no podía ser de otra manera, sin demostrar una mínima dosis de autocrítica.

Pues permítanme decirles que no vamos a consentir que roben de nuevo nuestras ilusiones. No vamos a consentir que vuelvan a pisotear nuestros sueños. 

No van a volver a hacernos daño. Nunca más.

Para empezar, aclaremos algo que me parece de vital importancia: Yo no soy embajador de nadie. Yo no soy Marca España. Yo no les represento ni ustedes me representan a mí. No trabajo para ustedes y espero no volver a hacerlo en lo que me queda de vida. Porque ustedes y nadie más que ustedes, con su desorbitada avaricia, su ilimitada ambición y su carencia absoluta de ética y profesionalidad, son el principal combustible que aviva el fuego sus propios infiernos.

Ustedes, políticos, representantes de Colegios e Instituciones, empresarios de medio pelo y comisionados de la Marca España, son la escoria de aquel país que tuvimos que dejar atrás. Ustedes son la verdadera Marca España que se exporta al exterior día tras día con sus gestos, sus hechos y sus acciones. 

Y jamás se saldrán con la suya porque ustedes son su peor enemigo.

Voy a explicarles algo sobre la Marca España que creo que van a comprender a la perfección: 

Somos miles. Decenas de miles. No estamos organizados pero no necesitamos estarlo. Estamos diseminados por los cuatro puntos cardinales del planeta y hemos perdido el miedo que antes nos mantenía sumidos en la inacción. Somos peligrosos y ustedes saben mejor que nadie por qué. Somos profesionales, estamos preparados, curtidos y tenemos capacidad de adaptación a contextos muy diferentes. Nos han dado tantas hostias que somos capaces de valorar y agradecer como es debido cuando alguien, sea en el país que sea, nos trata con respeto y no nos usa como un mero instrumento al que exprimir y debilitar, para luego desechar como si fuera basura. Somos muchos, de verdad. Más de los que pueden llegar a imaginar. Somos más valientes que ustedes y no tenemos demasiado que perder.

Muchos de los que estamos aquí o en cualquier otro país del mundo, tenemos ahora mejores condiciones laborales que las que tuvimos en todos los años que estuvimos trabajando en España. Algunos, por ejemplo, han encontrado en el extranjero un reconocimiento y un respeto que jamás obtuvieron allí. Otros han descubierto con sorpresa que existen cosas como las vacaciones pagadas, las pagas extras, los bonus o unos derechos mínimos en caso de despido improcedente. Incluso hay gente que ha comprobado cómo en una entrevista de trabajo hay un lugar para la negociación, sin que nadie (ni empresa ni candidato) se rasgue las vestiduras por hablar de salarios o de condiciones laborales. 

Resulta descorazonador que un arquitecto español con casi diez años de experiencia te cuente con resignación que ha tenido que venir a China, al país que goza de la reputación de ser el rey en explotación laboral, para poder disfrutar del primer contrato de trabajo en regla de toda su carrera profesional.

Créanme cuando les digo que nosotros somos sus antiembajadores. Somos lo peor que le podía pasar a esa Marca España que tanto parece preocuparles. 

Somos su peor pesadilla porque somos su peor propaganda. 

Trabajamos y convivimos día tras día junto a muchos otros profesionales de todos los lugares del mundo. Americanos, europeos, y asiáticos. Nuestros amigos y colegas son serbios, polacos, alemanes, ingleses, norteamericanos, franceses, holandeses, argentinos, colombianos, mexicanos, chinos, taiwaneses y coreanos. Y hablamos con ellos. Ellos nos cuentan cosas a nosotros y nosotros a ellos. Y entre otras muchas conversaciones, les contamos cómo funciona España. Hablamos de lo que echamos de menos, por supuesto, como la familia, los amigos, la forma de ser de la gente, el sol, el cielo azul, el mar, la comida o el ambiente nocturno. Pero también les hablamos de las cosas que no echamos de menos en absoluto. También les hablamos de ustedes. 

Hablamos de los políticos que tenemos. Hablamos de los salarios, de los falsos autónomos, de las condiciones laborales que sufríamos los arquitectos allí, de la casta empresarial mafiosa que explotaba a nuestro sector. Hablamos de cómo esa misma casta empresarial controlaba las escuelas de arquitectura formando mano de obra barata para sus estudios de reconocido prestigio. Hablamos de la corrupción, que lo impregna todo y a todos los niveles. Hablamos del desempleo. Hablamos de los recortes. Hablamos de los privilegios de unos pocos y de las miserias de otros muchos. Hablamos de como una colección de sinvergüenzas ha dejado en la estacada los sueños de toda una generación de jóvenes muy preparados. Hablamos de exilio. Hablamos de represión y les explicamos cómo funcionan realmente las cosas en España. En esa España que muchos de ellos no conocían. Y ellos, sean del país que sea, se quedan totalmente sorprendidos. Se quedan sin palabras.

Somos, como les decía, su peor propaganda.

Pero a ustedes todo eso les da igual porque no son capaces de ver más allá de sus narices, como han venido haciendo toda la vida, y con el pensamiento cortoplacista que les caracteriza, siguen creyendo que es magnífico para la imagen de España en el extranjero tener a una colección de cientos de miles de profesionales altamente cualificados, demostrando lo que realmente valen y contando a los cuatro vientos la verdad y nada más que la verdad sobre ustedes y los de su calaña.

Creen erróneamente que, reconociendo nuestro valor profesional ahora que ya no son ustedes los que nos pagan, vamos a ponernos de su lado. Creen que sacándose la foto junto a nosotros, tratándo de hacer suyo un logro que no les corresponde, vamos a apoyarles en el futuro y vamos a tenerles en consideración. Creen que edulcorando nuestros oídos con palabras bonitas van a comprarnos de nuevo y que en unos años nos tendrán otra vez junto a ustedes sirviendo como mano de obra barata, alimentando sus estructuras y sus bolsillos.

Pero lamento comunicarles que eso no va a ocurrir.

Seguiremos trabajando por el mundo y demostrando lo que valemos, pero nunca dejaremos de expandir a los cuatro vientos como actuaron en su día aquellos a los que ahora se les llena la boca hablando de la Marca España. No crean que vamos a allanarles el camino fuera de las fronteras patrias para que sigan aprovechándose de la coyuntura en su propio beneficio. No van a encontrar jamás en nosotros un aliado, porque hace tiempo que decidimos darles la espalda y denunciar su manera de hacer las cosas.

Lo han hecho todo mal, pero eso no es lo más grave. Lo grave es que han visto las consecuencias que han ocurrido como resultado de todos estos años de desvergüenza y no han aprendido absolutamente nada. 

Primero negaron que hubiese un éxodo profesional sin precedentes, cuando era más que evidente que la gente comenzaba a buscar fuera el trabajo que su país no le proporcionaba. Poco después, cuando ya les resultó totalmente imposible ocultar la dramática realidad, trataron de maquillar el hecho de que decenas de miles de jóvenes saliesen al extranjero, apelando a un supuesto espíritu aventurero. Y ahora, por último, han pasado a intentar vender como mérito propio el coraje y el valor de todos estos jóvenes exiliados, convirtiéndolos en embajadores a la fuerza de un país que no supo tratarles como se merecían.

No soy ningún experto en relaciones internacionales, pero creo que la imagen que un país proyecta al exterior no es sólo la que unos gestores apoltronados cómodamente en los sillones de sus instituciones cavernarias se empeñan en crear mediante caducos mecanismos de propaganda. Un país que se ha dedicado durante años a maltratar al talento para acabar expulsándolo lejos de sus fronteras, tardará muchos años en salir del agujero y lavar su imagen.

Así que hagan el favor de cambiar de estrategia. Hagan el favor de tratar de hacer las cosas bien por una vez en sus vidas. Hagan el favor de modificar el discurso y dejar a un lado la propaganda. Hagan el favor de dejar de utilizarnos para limpiar sus trapos sucios. Hagan el favor de hacer un poco de autocrítica. 

Y sobre todo, hagan el maldito favor de dejarnos en paz de una vez.

viernes, 18 de julio de 2014

No hay asientos vacíos en una mesa redonda

Starbucks Coffe en Yuyuan Garden | Shanghai 

Si alguien tenía que pegarse un batacazo estrepitoso, ellos habían comprado todas las papeletas para conseguirlo. Cualquier analista les hubiera llamado suicidas y todo experto que se precie hubiese enloquecido ante una decisión tan aparentemente equivocada como la que tomaron. Pero en ciertas ocasiones hay locuras que salen bien y los resultados desconciertan a cualquiera que interponga la lógica al instinto.

En enero de 1999, la compañía Starbucks Corporation abrió su primer local en el World Trade Building de Beijing. Menos de un año después, en mayo de 2000, hizo lo propio en la calle Huai Hai de Shanghai, una de las arterias comerciales con más actividad de la ciudad, inaugurando así su segundo local en China. Posteriormente y con intervalos que oscilaron entre uno y dos años, fueron llegando progresivamente a Hong Kong, Macau, Shenzhen, Qingdao, Dalian, Chengdu, y Xi´an, tratando de abarcar las metrópolis de primer y segundo orden más importantes de China en una operación de microcirugía perfectamente orquestada. 

Starbucks tiene previsto superar los 1.500 locales antes del año 2015 entre Hong Kong, Macau, Taiwan y Mainland, posicionándose como una de las empresas extranjeras con mayor desarrollo dentro del complejísimo mercado chino.

No está nada mal para una empresa que tomó la decisión de vender café en un país donde no se consume café, ¿verdad? 

No voy a negar que Starbucks no es santo de mi devoción. Es todo lo contrario al lugar en el que uno se imagina disfrutando de un buen café. Es superficial, aburrido, homogéneo, carente de matices, sin personalidad y completamente vacío de cualquier peculiaridad o atractivo. El café es de todo menos un buen café y la archifamosa "Experiencia Starbucks" que el equipo de marketing de esta cadena nos quiso vender no deja de soprenderme, porque personalmente considero que tomarse un café en un Starbucks podría ser de todo, menos una "maravillosa experiencia".

Pero lo peor de Starbucks es precisamente su clientela incondicional. Resulta tremendamente molesto tomarse un café rodeado de esa colección de caricaturas urbanas deseosas de exhibir al mundo su artificialidad, su estudiado postureo y esa forzosa apariencia de sofisticación. Sin olvidar, por supuesto, que al cliente habitual medio de Starbucks lo que menos le preocupa es el café. De hecho, y a juzgar por las cantidades industriales de granizados, cremas caramelizadas, siropes, cacaos, azúcares, nueces, vainillas y potingues que vierten sin control dentro de sus vasos, podríamos afirmar sin temor a equivocarnos que ni siquiera les gusta el café.

Y es que quizá el éxito de Starbucks en China reside precisamente en esa paradoja: No importa que a sus clientes no les guste ni les interese el café, porque el negocio de esta compañía en China no tiene nada que ver con el café.

Por ello, y pese a todo lo anterior, Starbucks bien merece un cierto reconocimiento ya que han logrado hacer realidad aquel sinsentido que solemos utilizar a menudo para referirnos a esa gente capaz de realizar proezas inimaginables. 

Starbucks ha conseguido vender cubitos de hielo en el Polo Norte.

Teniendo en cuenta la cantidad de negocios extranjeros que fracasan estrepitosamente cada año en su incursión en el mercado chino, resulta bastante interesante ver cómo aquellos que lo tenían aparentemente más complicado a priori, lograron alcanzar un éxito sin precedentes. 

Por ello, en este artículo nos centraremos en dos breves historias sobre la estrategia de Starbucks en China: la primera es sobre el cómo, y la segunda (en mi opinión mucho más interesante) sobre el por qué.

El "cómo"

Como decíamos, el café ha sido tradicionalmente una bebida muy poco popular entre la población china. La estrategia que desarrolló Starbucks fue localizar y estudiar a sus potenciales clientes (una nueva generación con una creciente capacidad adquisitiva y fácilmente atraibles ante firmas y marcas exclusivas) ofreciéndoles un lugar informal de reunión donde lo importante no es la experiencia de beber café, sino la experiencia de estar en un establecimiento Starbucks.

La compañía realizó una encuesta entre una gran cantidad de consumidores chinos donde les proponían elaborar una lista con las veinte principales razones, ordenadas de mayor a menor importancia, por las que visitaban sus establecimientos. Curiosamente el consumo de café no ocupaba las primeras posiciones de esa lista mientras que la principal razón era tener un lugar donde reunirse.

El "Third Place".

Si la estrategia de "El Tercer Lugar" fue clave en el desarrollo de la compañía cafetera en occidente, mucho más lo ha sido en su abrumadora expansión por el gigante asiático. Un lugar entre el hogar y la oficina donde poder pasar un rato cada día y desconectar de las rutinas del ámbito doméstico y laboral.

Si observamos detenidamente a la gente en una calle cualquiera de Nueva York o Londres, es habitual ver a muchos de ellos con un café de Starbucks en la mano, ya sea en el banco de un parque, mientras se dirigen a sus lugares de trabajo o bien mientras pasean tranquilamente por una zona comercial de la ciudad. Intento hacer memoria, pero creo que jamás he visto en Shanghai a un chino tomando café por la calle o fuera de un local. De hecho los datos hablan por sí solos: en los Starbucks de China, más del 90% de los pedidos se realizan para consumir en el propio establecimiento, en cambio en Estados Unidos el 80% de las órdenes son "take away".

En resumen, que la estrategia del "Tercer Lugar", junto a otras no menos importantes como la identidad de marca, los precios de los cafés (que los convierten en productos relativamente exclusivos ya que resultan caros para muchos ciudadanos chinos) y un plan de desarrollo a largo plazo en el que el objetivo inicial (al contrario que otras compañías) no era obtener benefios de manera inmediata, sino posicionarse, fueron algunas de las claves del éxito de la compañía cafetera en suelo chino.

Pero tampoco interesa profundizar mucho más en estos aspectos ya que éste es uno de esos extraños casos donde lo más curioso no es el "cómo lo hicieron" sino el "por qué lo hicieron". Y hay una pequeña historia alrededor de esta compleja decisión de la cual se pueden extraer muchas lecciones.

El "por qué"

Como cualquier empresa que se precie, Starbucks quiso realizar un minucioso reconocimiento del campo de batalla antes de comenzar a diseñar un plan de negocio, expansión y desarrollo en este nuevo contexto. Encargó, por tanto, a dos grandes e importantes agencias que realizaran sendos estudios de mercado antes de tomar la difícil decisión de intentar hacer su incursión en el Imperio del Te. 

Los datos arrojados por los análisis desarrollados por cada una de estas dos empresas fueron, como no podía ser de otra manera, los esperados. En China nadie bebía café. Pero lo verdaderamente interesante fueron las diferentes conclusiones a las que llegaron los encargados de elaborar estos minuciosos estudios de mercado.

Uno de ellos afirmaba que, en base a todos los datos obtenidos tras el muestreo, las estadísticas y las encuestas realizadas, intentar entrar en este mercado era totalmente inviable. "En China nadie bebe café". Por tanto, "al no existir un consumo habitual de café no existen potenciales clientes para encajar el producto que tratamos de vender".

El otro estudio, por el contrario, llegó a una conclusión sorprendentemente distinta. Afirmó sin ningún atisbo de duda que Starbucks debía comenzar a desarrollar de inmediato un plan de actuación para abrir establecimientos en China. Y la principal razón para sostener un argumento tan diametralmente opuesto fue exactamente la misma que la del anterior estudio de mercado. "En China nadie bebe café". Por tanto, "al no existir un consumo habitual de café, China es un escenario de negocio perfecto ya que no existe competencia y todos los ciudadanos son potenciales futuros consumidores".

Resulta curioso como partiendo de las mismas premisas, las conclusiones obtenidas pueden llegar a ser tan diferentes en función de si se adopta un instinto más o menos conservador. Lo que para una agencia suponía un problema, para la otra fue un claro indicio de una oportunidad de negocio. Donde los primeros vieron una barrera infranqueable, otros vieron una manera de cambiar las tornas y convertir el principal obstáculo en una fuente de impulso en su propio beneficio.

Donde unos vieron un fin, otros vieron un potencial principio.


No hace falta contar el final de este pequeño cuento. Starbucks siguió el consejo de la segunda agencia, dejando a medio mundo con la boca abierta. Con casi 1.500 establecimientos diseminados por el lomo del Gran Dragón, vivieron felices por siempre y bebieron café con sirope de perdices y cacao espolvoreado.

Me encanta esta pequeña anécdota, porque demuestra que a la hora de tomar decisiones deberíamos ser capaces de analizar los problemas con una óptica diferente, cambiar  radicalmente la perspectiva, poner todo patas arriba para poder verlo todo desde otro ángulo y darle la vuelta a la tortilla.

"No hay asientos vacíos en una mesa redonda"

A pequeña escala, Starbucks comenzó colocando en sus establecimientos mesas redondas de un determinado diámetro para que los clientes se sentasen a tomar su café. Esta decisión no fue fruto del capricho de un decorador ni seguía las pautas impuestas por un arbitrario libro de estilo. Las mesas redondas tenían como objetivo evitar que aquellos que acudían sin acompañantes a beber café a sus establecimientos, sintieran que proyectaban una imagen de soledad. "No hay asientos vacíos en una mesa redonda", aseguraron los diseñadores. Hay más arquitectura en esta pequeña decisión que en la mayoría de los edificios que nos rodean.

A escala urbana, Starbucks en China es mucho más que un establecimiento que vende café. Ha logrado convertirse en un indicador al igual que en su día lo fue Zara o más recientemente lo son las Apple Stores.

Es un medidor. Es un parámetro. Un ratio mucho más certero de lo que puede parecer a simple vista. Ha conseguido que la gente aquí categorice la influencia de las metrópolis en función del número de Starbucks que pueblan sus calles, convirtiéndose en un elemento diferenciador y en un valor que es capaz de establecer jerarquías a nivel urbano.

No recuerdo el nombre de la primera ciudad a la que fui de viaje de trabajo en China. Fue hace tres años y medio y en aquel momento suponía una proeza retener en la memoria durante más de dos minutos cualquier palabra o nombre propio en mandarín. Lo que sí recuerdo a la perfección es que, durante el aterrizaje de nuestro vuelo, mi jefe me dijo que estábamos llegando a una ciudad de segunda categoría. Que había un Starbucks cerca del hotel en el que nos íbamos a alojar. En aquel momento yo era incapaz de entender cómo alguien podía calificar una ciudad en función de si tenía algún Starbucks o no.

Después de aquel vuelo llegaron otros muchos. Cientos de viajes de trabajo por todo el país. Desde las ciudades más importantes hasta esas "small towns" que duplican en número de habitantes a Madrid o Barcelona.

Y ahora, tras todos estos años trabajando en China, soy yo el que le pregunta a mi jefe  durante el aterrizaje: "¿Cuantos Starbucks tiene esta ciudad?". 

Porque no me gusta Starbucks, pero la vida siempre es mucho más llevadera si tienes un café en la mano. Aunque no sea el mejor café del mundo.

viernes, 13 de junio de 2014

Taxi Driver

Robert De Niro | Taxi Driver (Martin Scorsese, 1976)

Durante las últimas 48 horas diversos amigos y compañeros me han realizado, en diferentes versiones y con distintas palabras, la siguiente pregunta:


"Vamos a ver, si tú estabas en contra de la LSCP, ¿cómo puedes decirme que no estás de acuerdo con las reivindicaciones de los taxistas ni con el sobreproteccionismo del Estado hacia sus competencias? ¿No estabas demandando tú ese mismo proteccionismo hacia tu sector? ¿No es un poco incongruente tu postura?".

No tengo ningún problema en ser todo lo incongruente que me dé la gana en cada caso concreto, faltaría más, pero siento mucho deciros que este no es uno de ellos. Como bien ha apuntado Miguel Villegas en un debate sobre el mismo tema llevado a cabo en otro foro, el caso de los taxistas y el de los arquitectos "es igual, pero tremendamente distinto". Y no puedo estar más de acuerdo con esta frase.

viernes, 18 de abril de 2014

Armaos los unos contra los otros

En el año 2010 realizamos un viaje recorriendo Israel y parte de los Territorios Palestinos que todavía aguantan la presión del ejército israelí y se mantienen dispersos por la zona de Cisjordania. No fue un viaje motivado por la fe (ya que carecemos de ella) sino por el instinto y la curiosidad viajera, pero lo que allí nos encontramos se sitúa a años-luz del nombre con el que hace mucho tiempo los hombres bautizaron a esta controvertida parte del planeta. En la Tierra Santa de nuestros días no hay lugar para el amor hacia el prójimo, sino para el odio y el egoísmo. No existe la compasión ni el respeto sino la venganza y la ira. Y esa fe que supuestamente antes movía montañas ha sido sustituida por subfusiles de asalto con mira telescópica y muros de doce metros compuestos por secciones prefabricadas de hormigón armado y alambradas de espino. Probablemente los mismos espinos que formaron aquella corona que hace dos mil años los hombres colocaron sobre la cabeza del llamado Rey de los Judíos.

Parece ser que nada ha cambiado desde aquel primer Viernes Santo.


lunes, 17 de marzo de 2014

Tres preguntas

Fotografía tomada por Julen Asua | Shanghai | Marzo de 2014


Hace unos días, Felix Arranz se puso en contacto con nosotros en nombre de Scalae para que participásemos en una pequeña entrevista integrada únicamente por tres preguntas sobre transformaciones de principios, procesos y situaciones en experiencias internacionales. A continuación reproducimos integramente el texto, junto con el enlace a la web de scalae.net:

miércoles, 18 de diciembre de 2013

It´s ready for boarding

Ya es Navidad.

Lleva siendo Navidad desde hace más de un mes, pero oficialmente ya podemos decir que sí, que ya es Navidad sin lugar a dudas. Lo sé sin necesidad de mirar ningún calendario. Lo sé, simplemente, porque esas cosas se saben.

Lo sé porque he visto imágenes de la Puerta del Sol completamente colapsada por una marea humana de hombres, mujeres y niños ataviados con pelucas de colores y cuernos de reno de peluche. "¿Una protesta, quizá?", pensé. "Una sociedad harta de que la tomen el pelo que ha decidido despertar y negarse a seguir siendo sumisa ante un sistema podrido y corrupto?". No. Por supuesto que no. Faltaría más. No era tal cosa. Simplemente eran esos seres que compran cosas. Una multitud, una marabunta, un ejército de seres que compran cosas. El problema es que este año no pueden comprarlas pero igualmente tomaron las calles en masa para fingir que todo marcha bien, desearse un próspero año nuevo y mirar escaparates ilusionados por el hecho de ver tras un muro de cristal todo aquello que este año no podrán comprar a sus hijos. Son los mismos seres que protestan cuando otro grupo de personas hacen lo propio para luchar por sus derechos más básicos, recriminándoles la manera que tienen de intentar mejorar las cosas e increpándoles por interrumpir o distorsionar sus rutinas. Son esos necios que callan, otorgan, compran, agachan la cabeza, miran para otro lado y siguen votando a los mismos que les arrebataron el futuro y la dignidad. Un espectáculo patético que se repite cada año, sin excepción.

domingo, 22 de septiembre de 2013

La Paradoja Neverland


Yo la bauticé como la Paradoja Neverland aunque entre los prestigiosos y selectos círculos científicos ésta patología vírica social es también conocida como el Efecto Fussy.



El Efecto Fussy es una enfermedad crónica derivada del contacto directo con un agente infeccioso de tipo vírico y altamente contagioso. El virus se transmite de expatriado a expatriado principalmente por el aire, en las gotitas de saliva y secreciones nasales que se expulsan al toser, al hablar o al estornudar. El período de incubación varía de 2 a 21 días aunque se han registrado casos en los han transcurrido varios meses antes de la aparición de los primeros síntomas. Pasado este tiempo, el Sistema Escrupular del sujeto portador se descontrola, experimentando una aceleración anormal de sus niveles de imbecilidad y tiquismitismo, hasta el punto que el expat infectado comienza a volverse exponencialmente gilipollas de manera directamente proporcional a la distancia que le separa de su país de origen.

Una enfermedad vírica que se propaga de manera devastadora. Una epidemia incontrolable cuyo virus no es letal, pero sí terriblemente contagioso. Un peligro pandémico que acecha en cada esquina y del que ningún extranjero se encuentra a salvo.

viernes, 23 de agosto de 2013

Scalextric (1975-2013) | La breve historia del abrazo eterno


Existen en el mundo ciertos elementos que con el paso del tiempo se acaban convirtiendo en símbolos de un lugar. Sin pretenderlo. Casi sin querer. Como por arte de magia. Lo mejor de todo es que no fueron concebidos con ese objetivo y tampoco nadie se molestó en otorgarles ese honor. No fueron ideados para ser protagonistas de nada y jamás tuvieron intención alguna de ser algo más de lo que en realidad eran. Todo lo contrario: fueron desprestigiados, insultados, humillados, rechazados y ninguneados por las masas hasta límites inimaginables. Pero ellos aguantaron estoicamente las críticas y los desprecios durante el paso de los años sin emitir ni una sola queja, ni un sólo lamento. Y así, en silencio, poco a poco y sin que casi nadie a su alrededor se diera cuenta, consiguieron trascender y elevarse por encima de todo y de todos para convertirse por derecho propio en los verdaderos iconos de los lugares sobre los que se asentaron. Para llegar a ser los verdaderos protagonistas silenciosos de toda una ciudad y una época.

Y como dije al principio, este tipo de cosas no suceden habitualmente sino tan sólo en contadas ocasiones. Sin pretenderlo. Casi sin querer. Como por arte de magia.

Sin hacer demasiado ruido.

viernes, 5 de julio de 2013

Pequeños Códigos de Supervivencia

Hace tiempo escuché algo que resume perfectamente cómo es la vida en China.

Era una especie de código. Un conjunto de reglas para poder hacer negocios en China sin acabar abriéndose las venas en el intento. Pero a mí me parecieron perfectamente aplicables a cualquier aspecto de la vida en éste país.

Recuerdo que me llamaron la atención de manera especial cuatro de los puntos que allí se enumeraban y se han quedado grabados a fuego en mi cabeza durante estos dos años y medio:

- Regla número 1: En China nada es fácil.
- Regla número 2: En China todo es posible.
- Regla número 3: Cuando te sientas optimista, recuerda la regla número 1.
- Regla número 4: Cuando te sientas pesimista, recuerda la regla número 2.

A día de hoy todavía no hemos sido capaces de encontrar una manera mejor de definir, de forma breve y concisa, cómo es nuestro día a día aquí.

Y gracias a éste pequeño (y aparentemente sencillo) código de supervivencia, vamos tirando poco a poco hacia adelante, intentando domar al indomable Dragón y tratando de vivir y sobrevivir en este maravilloso, complejo y contradictorio país llamado China.

Y de momento parece ser que no se nos está dando nada, pero que nada mal.

Aunque quizá lo que pasa es que hoy me he levantado optimista. No lo sé.

miércoles, 9 de enero de 2013

#LSP: Sin orden ni concierto


Leonard Bernstein

A estas alturas se ha hablado mucho del ya conocido borrador de Ley de Servicios Profesionales (LSP) presentado por el Ministerio de Economía hace poco más de una semana, en el que se contempla la posibilidad de que los ingenieros puedan desarrollar la misma labor profesional que los arquitectos.

Han sido muchas las voces críticas que se han escuchado al respecto ofreciendo argumentos firmes y sólidos para mostrar su desacuerdo hacia este despropósito que quieren llevar a cabo desde las altas esferas políticas y resulta difícil añadir opiniones nuevas sin caer en la redundancia. Pero la gravedad de la situación nos obliga a ofrecer nuestra particular visión del último ataque que está sufriendo nuestra profesión y que comenzó hace unos años con esa mercantilización de las universidades que se impuso gracias al Proceso de Bolonia, el cual finalmente, y como todos ya advertimos en su día, no ha servido para otra cosa más que para devaluar nuestra titulación hasta un punto tan dantesco que a día de hoy ningún arquitecto sabe exactamente que equivalencia académica tiene a nivel europeo.
La cuestión es siempre la misma: en lugar de simplificar las cosas para intentar que funcionen mejor, todo consiste en añadir más variables a una ecuación que ya está saturada de por sí desde hace demasiado tiempo.

lunes, 31 de diciembre de 2012

♪♫♪ Shalakabula Chachicomula bidibi badibi bú ♪♫♪

Llegó por fin ese tradicional momento del año en el que toca realizar los rituales establecidos que aprendimos de nuestros ancestros. A saber, llevar ropa interior roja, comernos las doce uvas, pedir un deseo, echar un anillo de oro dentro de nuestras copas, sonreír muy fuerte, mirar a los ojos a nuestros familiares y seres queridos, brindar con un champán que seguramente está por encima de nuestras posibilidades y por supuesto desearnos todos un feliz año nuevo. 

“¡Feliz y próspero año nuevo!”

Pronunciamos mecánicamente esas palabras como si se tratase de un conjuro mágico, como si formasen parte de un ritual de brujería, como si por el simple hecho de decirlas bien fuerte y con convicción nos asegurásemos felicidad y prosperidad a raudales durante los siguientes doce meses.

¡Feliz y Próspero Año Nuevo!
¡Abracadabra Patadecabra!
¡Shalakabula Chachicomula bibidi badibi bú!

jueves, 6 de diciembre de 2012

Oscar Niemeyer (1907-2012)

Hasta la vista, maestro.

"La vida es un soplo. Todo acaba. Me dicen que después que yo muera, otras personas verán mi obra. Pero esas personas también morirán. Y vendrán otras, que también se irán. La inmortalidad es una fantasía, una manera de olvidar la realidad. Lo que importa, mientras estamos aquí, es la vida, la gente. Abrazar a los amigos, vivir feliz. Cambiar el mundo. Y nada más.” 

Hoy la ciudad de Brasilia es una ciudad huérfana.

Tras un mes hospitalizado, Oscar Niemeyer falleció ayer en Río de Janeiro a los 104 años de edad. Con él se marcha el último maestro de la arquitectura del siglo XX que quedaba entre nosotros. Con él acaba una saga de genios ilustres que fueron capaces de revolucionar el mundo con sus ideas y sus pasiones. Con él finaliza una estirpe de arquitectos que supieron materializar sus sueños en espacios de una manera sublime, con una elegancia épica, con una honestidad digna de admiración y respeto. Con él, en definitiva, se cierra un capítulo de la historia de lo que una vez, hace no demasiado tiempo, significó ser arquitecto. 

Oscar Niemeyer ha dejado de dibujar para siempre pero sus trazos de excelencia permanecerán en nuestras memorias y en nuestros corazones.

"La gente tiene que soñar, porque de lo contrario no se realizan las cosas”, decía Niemeyer.

Nosotros seguiremos soñando mientras podamos, porque eso es lo único que no nos puede arrebatar nadie.

Gracias por todo, Maestro. 

Muchas gracias por habernos hecho partícipes de tus sueños.

domingo, 2 de diciembre de 2012

No es país para viejos, ni para jóvenes, ni para nadie.


Carta dirigida a Marina del Corral, Secretaria General de Inmigración y Emigración del Gobierno de España.

Estimada señora del Corral:

No voy a dedicar más tiempo del necesario a escribir estas líneas, porque creo sinceramente que usted no lo merece. Así que seré muy breve.

Llevo casi dos años en Shanghai. Más de un año sin abrazar a mis padres. En mi caso personal, salir fuera de España no fue una decisión producto de la crisis ya que en aquel momento tenía trabajo. Lo hice porque quería emigrar antes de que emigrar se convirtiera en mi último recurso.

sábado, 24 de noviembre de 2012

jueves, 22 de noviembre de 2012

Pequeño homenaje a los músicos

Una vez, hace unos cuantos años, me crucé con Bebo Valdés por la calle. Fue en Madrid, concretamente en la calle San Bernardo, cerca de la Gran Vía. Nunca hago cosas así, pero me acerqué a saludarle y charlamos durante unos minutos. Le comenté que le había visto tocar en varias ocasiones en los Veranos de la Villa del Conde Duque y le agradecí aquellos maravillosos momentos que nos brindó sobre el escenario. 

Me estrechó la mano mientras me daba las gracias y sin dejar de sonreír me preguntó: 

 ¿Tú eres músico?

domingo, 5 de agosto de 2012

15 recetas para los arquitectos que han decidido emigrar

Antes de comenzar este artículo nos gustaría hacer una matización: Emigrar fuera de España nos parece una opción más, pero no la única. La cosa está cada vez peor y con el paso del tiempo nos parece más difícil encontrar alternativas, pero cada persona tiene que encontrar su propio camino y estamos seguros que existen otras muchas sendas posibles. A pesar de esto hay que ser realistas y no se puede dar la espalda al hecho de que muchos profesionales (entre ellos, muchos arquitectos) están tomando la decisión de emigrar y probar suerte en otros países. Este éxodo masivo de profesionales supone, en nuestra opinión y formando parte de ese amplio grupo de expatriados, un auténtico drama cuyas consecuencias no queremos (ni podemos) imaginar.

Nosotros nos fuimos de España hace ahora un año y medio. No lo hicimos por necesidad. Lo hicimos porque queríamos probar la experiencia de trabajar en el extranjero para adquirir experiencia internacional y experimentar otras maneras de trabajar. De hecho, llevábamos varios años hablando de hacer las maletas pero, por diferentes razones, nunca nos habíamos animado a dar el paso. Evidentemente la situación del país fue el combustible que nos hacía falta para lanzarnos ya que, a pesar de que ambos teníamos trabajo, vimos que el tema podía llegar a ponerse verdaderamente feo en un futuro próximo, como lamentablemente ha acabado ocurriendo.

El caso es que nos ha parecido adecuado dejar por escrito un listado de las recetas que a nosotros nos ayudaron bastante a la hora de dar un paso así, por si alguna de ellas le pudiera servir a los arquitectos que estén pensando en emigrar fuera de España a buscarse la vida sin un contrato laboral previo.

miércoles, 1 de agosto de 2012

Entrevista con los Vampiros

Hace demasiado que no publicamos nada en el blog y os aseguro que no es por falta de cosas que contar sino por sobreacumulación de las mismas. Además de esto, no disponemos de mucho tiempo material para organizar bien las ideas y poder escribir un texto en condiciones, pero prometemos que esto va a cambiar en breve y vamos a intentar darle al blog una estructura más dinámica basada en artículos cortos que intenten, en conjunto, ir desgranando nuestras visiones y experiencias sobre este complejo y desconcertante planeta en el que llevamos viviendo y trabajando durante un año y medio.

Mientras tanto vamos calentando motores, me gustaría publicar una experiencia laboral que tenía guardada en la recámara. Fue una anécdota surrealista que viví en primera persona hace unos cuantos años y que nunca me había animado a plasmar por escrito. Soy consciente de que, tal y como están las cosas hoy en día en España, cualquier tipo de experiencia laboral (ya sea absurda o no) suena a ciencia ficción, pero me apetecía dejar constancia de aquello que me ocurrió ya que creo que es un fiel reflejo de cómo funcionaban las cosas cuando todavía la crisis no había terminado de machacar el desastroso mercado laboral en el que se había sumido nuestra profesión en los últimos años.

Lo que ocurrió fue más o menos así:

sábado, 3 de marzo de 2012

Wang Shu: El mordisco de la Pulga en el lomo del Dragón

El Premio Pritzker o La Supremacía de los Expertos

Si hay una cosa que nos maravilla del mundo son los expertos. Hay expertos en todos los órdenes de la vida y en todos los campos del conocimiento. Ellos rigen el rumbo de los acontecimientos y marcan con tiza en el suelo la delgada línea que separa lo bueno de lo malo, lo sublime de lo patético, lo genial de lo mediocre. Ellos son el tamiz que selecciona la pepita de oro entre un montón de piedras sin valor. Ellos saben extraer el diamante en bruto de una caja llena de brillantes de bisutería. Etiquetan el mundo y nos dicen a los demás cómo tenemos que ser si queremos triunfar o fracasar. Ellos toman las decisiones para que nosotros, pobres y simples mortales, las acatemos y seamos más felices. Piensan por la sociedad y con sus expertas opiniones definen cuál es el camino correcto. Por nuestro bien. Por nuestra seguridad. Por nuestra libertad. Por nosotros.

domingo, 19 de febrero de 2012

What´s next?

Hoy podemos decir orgullosos que somos unos bebés chinitos de tan solo un año de edad. 

Aterrizamos en Shanghai un día 20 de Febrero del año 2011. No íbamos demasiado cargados, pero jamás nos ha pesado tanto un equipaje como aquel día. Tan solo llevábamos con nosotros un par de maletas viejas, cargadas cada una de ellas con 23 kilos de miedos, preguntas e incertidumbres. Recuerdo que atravesamos el control de pasaportes del aeropuerto sin dirigirnos la palabra el uno al otro. Ni siquiera queríamos mirarnos entre nosotros porque sabíamos que si lo hacíamos, podríamos ver el temor reflejado en los ojos de la otra persona. 


Sonreíamos, eso sí. Pero no era una sonrisa común. Era más bien una de esas sonrisas que uno dibuja en su rostro cuando no tiene preparada una expresión adecuada para una situación desconocida hasta ese momento… y como uno no sabe qué hacer, ni qué cara poner, ni qué palabras decir, adopta de manera involuntaria esa sonrisa rígida, artificial, automática e inexpresiva. Como si fuera una máscara burlesca de un carnaval que trata de disimular el verdadero rostro que uno esconde debajo de ella. Atravesamos las puertas automáticas de las puertas de salida del aeropuerto y soltamos durante un instante las pesadas maletas. Alzamos la vista y nos quedamos allí parados. Inmóviles. Respiramos suavemente sin saber muy bien hacia dónde dirigir nuestros pasos, mientras echábamos un vistazo a nuestro alrededor sin fijar nuestras miradas en ningún lugar concreto.

viernes, 13 de enero de 2012

Trabajar como arquitecto en el extranjero

Hace un par de meses, nuestros amigos y compañeros de Arquitextónica nos hicieron una interesantísima entrevista que publicaron en su fantástico blog bajo el título de "Trabajar como arquitecto en el extranjero. Experiencias personales: MultiDO. Nieves Merayo y Julen Asua". 

Más que una entrevista como tal, fue un diálogo en el que conversamos acerca de las motivaciones de nuestra decisión de finalizar temporalmente nuestra etapa laboral en Madrid para emprender la aventura de ir a trabajar a Shanghái, los pasos que fuimos recorriendo para poner en marcha este importante cambio en nuestras vidas y las situaciones personales y profesionales que estamos viviendo desde nuestra llegada a China.

Sin más, reproducimos a continuación la fantástica conversación que mantuvimos con Lourdes y Miguel, a los que estamos muy agradecidos por haber pensado en nosotros para iniciar esta serie de diálogos que mantendrán con diversos arquitectos que actualmente se encuentran desarrollando su labor profesional en un país extranjero.

domingo, 1 de enero de 2012

2012

En Shanghai ya han entrado en el 2012. Aquí, en España, todavía nos quedan unas pocas horas.

Durante este año pasado han ocurrido muchas cosas. Demasiadas cosas. Tantas, que incluso nos ha sido materialmente imposible sacar tiempo para describirlas con palabras en este blog. Ha sido un año repleto de retos, de cambios, de aventuras, incertidumbres y desafíos. Un año muy intenso. Un año que, psicológicamente, ha parecido que duraba muchísimo más que 365 días. 

En unas horas entraremos en otro nuevo número. 2012. 

Y antes de que eso suceda, nos gustaría dar las gracias, como siempre, a la gente. A nuestra gente. A nuestros amigos y a nuestras familias.

domingo, 2 de octubre de 2011

El ladrillo español se refugia en China

Hace unas semanas se puso en contacto con nosotros Zigor Aldama, periodista y corresponsal del grupo Vocento en Asia, que cubre diferentes noticias por todo Extremo Oriente desde hace más de 11 años. Nos comentó que estaba realizando una serie de entrevistas a diferentes perfiles de arquitectos que actualmente se encuentran desarrollando su actividad profesional en China y quería que le diésemos nuestra visión particular. Fuimos a cenar con él un domingo y estuvimos conversando acerca de diferentes cuestiones de nuestra experiencia personal y profesional en Shanghai. 

¿Por qué decidimos a dar el paso de venirnos a trabajar a China? ¿Cómo llevamos a cabo el proceso? ¿Cuáles fueron nuestras motivaciones, nuestras inquietudes, nuestras expectativas, nuestros miedos? ¿Cómo fue el proceso de adaptación al nuevo medio, tanto a nivel personal como profesional? ¿Qué diferencias principales encontramos entre la situación profesional en España y en China? ¿Cómo vemos el futuro de los arquitectos y de la arquitectura a nivel nacional e internacional?

sábado, 6 de agosto de 2011

Decálogos

Decálogo de Lisa Hanawalt

Esta es una lista de consejos que escribió hace un año la ilustradora Lisa Hanawalt. Es una especie de decálogo de ideas para ejercitar y mantener una mente y un espíritu creativo. Tras escribirla, colgó la lista en su estudio para tenerla siempre presente en su día a día. Nos parecen actitudes muy aplicables a nuestra profesión y creemos que muchas de ellas son también extrapolables a cualquier tipo de trabajo.

viernes, 5 de agosto de 2011

¿Cuándo dejasteis vosotros de dibujar?




Gracias a nuestros amigos de Arquitextonica hemos descubierto esta magnífica conferencia de un ilustrador llamado Puño. La conferencia tuvo lugar en la sexta edición de MAD2011 que organiza eventos y ponencias sobre diseño y creatividad. Podéis ver parte del trabajo de este ilustrador en su web: www.kokekoko.com

viernes, 8 de julio de 2011

50 cosas que indican que llevas demasiado tiempo viviendo en China

1. Cuando en verano bebes agua caliente pese a los 40º a la sombra.
2. Cuando no dejas salir a la gente del vagón y ya estás metiendo el codo para entrar.
3. Cuando te dejas crecer la uña del dedo meñique.
4. Cuando sales a la calle en pijama.
5. Cuando tu pijama es de felpa y de Hello Kitty.
6. Cuando vas al supermercado y ves sapos y tortugas vivas y te planteas comprar uno para prepararte una rica sopa.
7. Cuando vas al baño, ves que hay taza y te sorprendes. Y ocurre lo mismo cuando hay papel.
8. Cuando te da por ponerte a escupir en la calle haciendo competición con los viandantes.
9. Cuando conduces y no respetas el semáforo rojo al girar a la derecha.
10. Cuando comes arroz blanco sólo sin estar enfermo.

jueves, 7 de julio de 2011

50 cosas que indican que eres un novato en China

1. No acabas de creer que tengas que tirar el papel higiénico usado en una pequeña papelera que tienes al lado.
2. Te aterroriza cruzar la calle, incluso cuando tu semáforo está en verde y hay una multitud de chinos cruzando al otro lado.
3. Nunca has oido hablar del VPN y tus amigos de Facebook creen que has muerto en China.
4. Al menos cinco veces cada día vives un momento "This is China".
5. Compras un “jīn” de cualquier cosa que te pongan delante.
6. Todavía te crees los índices de contaminación que oyes en las noticias.
7. Compras películas a través del iTunes Store, en vez de comprarlas en las tiendas locales de DVDs.
8. Crees que el canal CCTV es simplemente una versión china de la CNN.
9. Te has quedado atascado en el capítulo 1 del libro de Conversación Práctica de Chino.
10. Dices continuamente “xiè xie” a todo el mundo y lo utilizas para todo tipo de situaciones.

viernes, 10 de junio de 2011

Seoul: Design City

Fotografía: Julen Asua

Corea del Sur es una isla que está unida a un continente. Limita al este con el Mar de Japón, al sur con el estrecho de Corea que lo separa de su vecino nipón, al oeste con el Mar Amarillo y al norte con un muro impenetrable de acero... sin puertas, ni ventanas, ni accesos, ni grietas, ni fisuras, ni imperfecciones. Corea debería funcionar como una península, pero la realidad política existente con su homónimo norteño hacen que se comporte como un territorio insular condenado a no poder despegarse jamás de ese muro ciego que resulta tan infranqueable o más que cualquiera de los océanos y mares de la tierra.

Llevábamos mucho tiempo queriendo descubrir este país pero no imaginábamos que nos iba a sorprender tanto. Llegamos a Seoul con una idea de ciudad en la cabeza muy diferente a la realidad que nos encontramos una vez allí. Es curioso cómo imaginamos los lugares que no conocemos. Involuntariamente, uno no puede evitar dibujar en su mente bocetos borrosos e imperfectos de esa ciudad a la que todavía no tiene el gusto de conocer personalmente. Y según uno va recorriéndola, esos apuntes mentales van completándose y corrigiéndose poco a poco. Van tomando forma. Van dibujándose solos... como por arte de magia.


jueves, 2 de junio de 2011

Rumbo a Seoul

Imagen nocturna del centro de Seoul

El día 5 del mes 5 del calendario lunar chino es "Duan Wu". Este día se celebra en todo el país el Festival del Barco del Dragón. A este día también se le llama la Fiesta del Doble Cinco porque corresponde al día cinco del quinto mes del calendario lunar chino. Pero este año el Duan Wu Festival, más conocido como el Dragon Boat Festival, se celebra el día 6 de Junio. No me preguntéis por qué. Así que el próximo lunes 6 de Junio es fiesta en China.

Hay varias historias sobre el origen de esta festividad, pero la más aceptada tiene que ver con Qu Yuan, el primer poeta conocido de la literatura china. Qu Yuan nació en el año 340 aC. y creó un nuevo estilo de poesía que se hizo conocida por todo el reino como Chu Ci. Fue ministro del emperador Zhou durante la época de los Estados Guerreros (475-221 aC.) en el Período de los Reinos Combatientes. Siete estados lucharon entre ellos para unificar China y de esos siete reinos, el de Qin era el más fuerte y el de Chu el más grande.


jueves, 26 de mayo de 2011

Sleepless City


Aquí vivimos. Aquí soñamos.

En la otra ciudad que nunca duerme.

En la Ciudad de la Magia. En la Metrópolis de las Ilusiones.

En la infinita e incombustible Shanghai.

上 海

sábado, 21 de mayo de 2011

The Wall

Viernes. 20 de Mayo de 2011. Puerta del Sol. Madrid

Más que un cartel publicitario parece el muro de The Wall de Pink Floyd.

Estamos lejos, compañeros, pero estamos con vosotros.

他们声称这是民主但这不是

miércoles, 4 de mayo de 2011

Se vende voto: Razón aquí



Se acercan las elecciones en España y los políticos nos miran a los ojos poniendo cara de buenos, suplicándonos que les ofrezcamos desinteresadamente nuestro voto. Comienza esa época carnavalesca en la que todos estos lobos sacan del armario sus disfraces de cordero para exigirnos con buenas palabras que les apoyemos para conseguir la victoria. Llegó el momento en que les interesa demostrar a toda costa que su única prioridad somos los ciudadanos. De la noche a la mañana se convierten en nuestros fieles y serviles escuderos. Nos preguntan acerca de las cosas que necesitamos y simulan escucharnos con interés. Nos consultan y se interesan por nuestras opiniones y durante unos cuantos días descienden de sus confortables sillones de oro para pasear amigablemente por nuestras calles, sacarse fotos con nuestros hijos y ofrecernos un fuerte y cordial apretón de manos mientras lucen una de las mejores sonrisas que guardan en su maleta de las hipocresías. Quieren demostrar que ellos son los defensores de nuestros derechos y que pueden transformar todas nuestras exigencias en realidades como por arte de magia. Ya no son simplemente nuestros dirigentes sino que se autoproclaman nuestros amigos.

Llegó la época de los corderitos. Llegó la era de la nueva hipocresía barata. Llegó el instante en el que nos necesitan. El único período de sus vidas en que dependen de nuestras decisiones. El único momento en que miran hacia abajo rogando y suplicando nuestro apoyo.


martes, 26 de abril de 2011

Shakiras versus Fulanitos

Una vez más, como viene siendo habitual últimamente, los medios de comunicación vuelven a hacerse eco acerca de temas de actualidad referidos a nuestra profesión. Jamás habían difundido tantas noticias sobre arquitectura como en los últimos tiempos. Nunca antes se habían molestado lo más mínimo en tratar de retratar el día a día de un arquitecto de a pie, ya que por entonces preferían centrarse únicamente en los peces gordos y en las superestrellas del momento. Parece que los periodistas sólo están presentes cuando hay verdadera carnaza con la que poder rellenar páginas y artículos de todo tipo y condición.

Cuando las cosas iban bien sólo veíamos retratados en los periódicos a los magnates del star-system arquitectónico. Nos sorprendían con su estilo y sus buenos modales... y nos daban clases magistrales sobre sus exquisitas y refinadas excentricidades artísticas. Eran los elegidos. Eran los dioses. Eran los sabios. Eran únicos. Eran populares. Eran el reflejo del éxito. Y eran, como no, ricos.

Entonces no había lugar para compositores desconocidos que emocionan de verdad cuando uno les escucha tocar, pero que jamás darían un concierto en en Royal Albert Hall y a los que Sony Music no les haría un contrato discográfico ni en sueños.

En esos tiempos sólo había espacio para las Shakiras de turno.


domingo, 24 de abril de 2011

Facebook contra el Dragón

En China, como la mayoría de la gente sabe, internet no es libre. La censura afecta a infinidad de plataformas, páginas webs, portales, blogs, periódicos digitales, redes sociales, sistemas P2P y páginas de descarga directa. No puedes acceder a Twitter ni a Facebook. Tampoco a Youtube, Vimeo ni a cualquier blog de la plataforma Blogger o Wordpress. No puedes utilizar Rapidshare, Megaupload ni webs similares. No funciona emule ni cualquiera de los programas Torrent, y ni siquiera puedes utilizar Dropbox. Por supuesto, además de todas estas plataformas y redes sociales, existen un número elevadísimo de websites a los que tampoco se puede tener acceso si uno está accediendo a ellos desde suelo chino: páginas webs de contenido político, subversivo o crítico con el partido comunista, páginas con contenido pornográfico (sólo en noviembre de 2010 se clausuraron más de 60.000 sitios webs de temática pornográfica), y webs en las que se pueda tener acceso a contenidos prohibidos en el país como son por ejemplo una gran cantidad de libros y películas.


viernes, 22 de abril de 2011

Torres de Babel

Cada día entramos en nuestra pequeña Torre de Babel particular.

La composición de nuestro micromundo universitario es la siguiente: Ana, que es una chica gallega majísima. Nadia, que nació en España porque allí emigraron sus padres hace muchos años, escapando de la gélida Rusia. Takahashi Kiyoshi es un señor japonés de 61 años que no habla inglés pero escribe unos caracteres chinos preciosos. Malí es una animadísima señora venezolana que ha venido a Shanghai a vivir con sus hijos, porque ellos llevan bastantes años por estas tierras y tienen su vida hecha aquí. Laurien, una chica holandesa que vive con una familia china de au-pair. Fran, un chico argentino absolutamente único, hijo de emigrantes koreanos, que ha venido a Shanghai para aprender chino y con el que estamos pasando ratos muy divertidos. 

De Indonesia son Nicky y Arline, que viven en la isla de Java y Yessie que es de Bali. Dan es de Dinamarca, habla un inglés totalmente americano y vive cerca de Copenhague. Dana es de Kazajstán. Luego están el trío calavera compuesto por tres chicos japoneses con nombres que no puedo reproducir aquí, que tampoco saben inglés y con los que nos tenemos que comunicar gracias al poco chino que sabemos unos y otros. Alí es de Turquía, vive cerca de Ankara y no sabe ningún otro idioma aparte del turco, un poquito de chino y cuatro palabras malsonantes que le hemos enseñado en español. Dario es un chaval alemán que lleva tres años en Shanghai pero no ha aprendido chino y por eso se apuntó a la universidad. Y si no me dejo a nadie la clase se completa con tres chicas y un chico, todos ellos de Corea del Sur.


domingo, 17 de abril de 2011

Resurrecciones

El Sindicato de Arquitectos (SArq) ha realizado el primer estudio global sobre las condiciones laborales de los profesionales del sector mediante una encuesta a 1.800 de ellos que, por primera vez, recoge también a los arquitectos no colegiados:

- La crisis hace mella en la arquitectura española: 32,4% de sus profesionales están en paro, de los cuales tan sólo un 3,1% cobra el subsidio de desempleo. Además, un 32,87% de estos parados lleva entre uno y tres años en dicha situación.

- La crisis ha enviado al paro sin subsidio a los falsos autónomos: de un 60% de falsos autónomos que existía en 2008 se ha pasado a tan sólo un 25,76% como resultado del alto porcentaje de desempleo.

- El 30,7% del total de los arquitectos cobra entre los 6.600 y los 15.000 euros brutos anuales y tres de cada cuatro encuestados en activo (73%) no llegan al mínimo que establece el convenio nacional existente para oficios equiparables al de Arquitecto.

- Sólo el 41% de los arquitectos que trabaja por cuenta ajena tienen un contrato laboral legal.

- La crisis ha impulsado a un 18% de los arquitectos jóvenes a comenzar la actividad como profesional independiente o empresario.